Análisis: Tyrian. “Entre blasters y zanahorias” por William C. Rilley

—“¿Niño, ya estás otra vez con las navecitas?”— Estoy seguro de que la mayoría de los que pasamos de los treinta, o incluso rozamos los cuarenta, alguna vez en la vida habremos escuchado esa dichosa frasecita de boca de alguno de nuestros queridos progenitores. Seguir leyendo “Análisis: Tyrian. “Entre blasters y zanahorias” por William C. Rilley”

Burai Fighter, un shmup asequible para NES.

Creo que ya en alguna ocasión he contado en el blog que mi primera consola fue una NES. Aunque la tuve tarde (de hecho ya estaba la Super Nintendo en el mercado), le di mucha caña durante muchos años como si fuese la única consola que existía en el mundo. Seguir leyendo “Burai Fighter, un shmup asequible para NES.”

Thunder Force IV, máxima potencia en Mega Drive.

El año 1992 fue un año especial por muchas cosas (sin contar con la Expo ’92), TechnoSoft daría un golpe en la mesa del que todavía corren los ríos de tinta. Es el año en el que se lanzo el máximo exponente en lo que a shoot em’ ups se refiere en la consola de 16-Bit de SEGA, nada más y nada menos que Thunder Force IV. Seguir leyendo “Thunder Force IV, máxima potencia en Mega Drive.”