Cuando Konami lanzó Metal Gear Solid a muchos jugadores les explotó la cabeza. Una aventura muy adulta, llena de matices militares e incluso políticos, con voces en español dobladas por grandes profesionales del sector, y una banda sonora que ha día de hoy todo el mundo recuerda y que la reconoce gran parte de los videojugadores.

La música compuesta por KCE Sound Team Japan mantiene un rollo synth y ambient muy marcado durante toda la OST, salvando el tema final “The best is yet to come” compuesto por Rika Muranaka (quien también colaboró en la música de Silent Hill) e interpretada por la irlandesa Aoife Ní Fhearraigh, quien conseguiría reconocimiento internacional por tan impresionante trabajo con este tema.

Snake, “Music never changes”