“Una partida más y me acuesto”, viaje al pasado de la mano de Guillermo Tato

Mi biblioteca cada vez tiene más libros que hablan sobre videojuegos. Como ya comenté en la reseña que realicé para Mega Drive Legends, este terreno dentro de las editoriales que publican en físico cada vez son más prolíficas y diversas.

Este año los reyes han debido ver que no me he portado tan mal como me esperaba, y me han regalado algunas chuches como algún juego de Saturn o una Game Boy Micro de color rosa preciosa, y entre estos regalos se encontraba el libro Una partida más y me acuesto, un libro que ya le tenía echado el ojo desde hace un tiempo y que mi mujer ha acertado por completo al escribirlo en la carta de reyes.

SONY DSC

Guillermo Tato licenciado en Comunicación Audiovisual y con varios libros a sus espaldas sobre la saga de terror española [REC], se mete de lleno en el mundo del videojuego ofreciendo una visión de su pasado como nunca antes se ha visto en una editorial española, narrando las situaciones más habituales y características que se dieron durante las décadas de los 80 y 90 en nuestros hogares, bares, y salones recreativos.

El libro esta dividido por un recorrido por los cánones de la época: las recreativas, los ordenadores, y las consolas domésticas y portátiles. En cada uno de estos capítulos encontraremos comentarios añadidos por diferentes “personajes” que se identifican según la generación de jugadores que son, como las del típico abuelo cebolleta que jugaba con su microordenador, las de los que descubrieron las consolas gracias a la Playstation primigenia, o la actual generación de jugadores que han visto más veces Youtubers pasarse un videojuego que los que ellos mismos se han pasado. Estos distintos puntos de vista dan un aroma muy simpático a todo el libro, y además añade muchas curiosidades también colocadas a los márgenes del texto que amenizan perfectamente toda la lectura.

recreativos

Por todo el recorrido recordaremos casi todo lo relacionado a los que vivimos aquella magnífica época: las típicas peleas de quién era mejor, si Ryu o Ken, el niñato de turno que te intentaba echar de la maquinita, la merienda que preparaba tu madre cuando jugabas con alguien en casa, las noches en vela debajo de las sábanas, la asfixiante situación ante quedarte sin pilas en tu consola portátil, la sincronización perfecta de tu reloj ante la espera de las 18 de la tarde para acceder a internet con su correspondiente sonido quejumbroso de aquel modem quejumbroso que viajaba a la increíble velocidad de 56Kb por segundo…

Todo el contenido es genial. Esta redactado con mucha jovialidad y la maquetación es brutal, con imágenes, fotografías y publicidad de aquellos años repartidos por todo el libro.

SONY DSC

Pese a que a los más expertos en videojuego poco podrá enseñar, el viaje que propone Guillermo en su libro es sinceramente impagable. La sed de nostalgia queda saciada hasta límites insospechados y con toda probabilidad tardaré mucho tiempo en encontrar un libro que me haga volar como ha hecho Una partida más y me acuesto. El libro que debe leer tu hijo si algún día quieren conocer como vivimos todos esos años, el por qué añoramos esa época, y que nos hizo en unos amantes empedernidos del videojuego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: